SERVICIO DE CAFETERÍA

¿CÓMO PREPARAR LONCHERAS SALUDABLES?

La nutrición está integrada por un complejo sistema en el que interactúan el ambiente (que influye en la selección de alimentos, frecuencia de consumo, tipo de gastronomía, tamaño de las raciones, horarios, etc.), el agente (agua, energía y nutrientes) y el huésped (el niño con sus características fisiológicas).

En ese sentido se define el equilibrio nutricional como un balance entre la ingesta de las calorías y el gasto de las mismas. De ahí que la nutrición sea un proceso mucho más complejo en el que, además, influyen asuntos como la genética.

 

Es por esto que la educación nutricional es de vital importancia desde la primera infancia. Justamente es durante la etapa de crecimiento de los niños cuando se pueden crear con más facilidad hábitos alimenticios saludables y así disminuir la predisposición a padecer enfermedades metabólicas no transmisibles.

Para lograrlo también hay que tener en cuenta varios aspectos.  La lonchera de los pequeños (es lo ideal) corresponde al 10% del valor calórico total del día. El desayuno corresponde entre un 20% y un 25%. Sin embargo, frecuentemente no le dedicamos el tiempo necesario al desayuno, creyendo de manera equivocada que la lonchera logra reemplazarlo.

 

Para mejorar estos hábitos, definitivamente debemos dedicar más tiempo al desayuno y planear con anterioridad el menú. De esta manera la lonchera cumplirá con sus características nutricionales sugeridas.

Los alimentos que deben componer una lonchera  saludable, por cierto, son proteicos.  Es decir lácteos, huevos, pollo, carne. También energéticos: harinas, cereales, dulce (como postre pequeño) y frutas.  Es importante, al planear la lonchera, hacer partícipe a sus hijos para que logren mantener la comunicación y educación nutricional y lograr el objetivo de una sana alimentación.

Inicio
Admisiones
Secciones
Orientación Escolar
Proyectos y Eventos
Contáctenos

Menu Almuerzos y Loncheras

Marzo 2017

TIPS PARA TENER EN CUENTA

 

1. Seleccione jugos de frutas naturales, disminuya el uso de jugos industriales, gaseosas o bebidas energéticas.

2. Los lácteos pueden estar dentro de los ingredientes de las preparaciones de bebidas.

3. Ser creativos en las preparaciones como sándwiches, emparedados, empanadas horneadas, donde puedes

utilizar como ingredientes los alimentos nombrados anteriormente.  De esta manera disminuyes el uso de empaquetados con alto contenido de sodio y grasas.

4. Utilizar porciones de fruta que no tengan el riesgo de fermentarse y que sean de fácil manipulación como manzana, fresas, uvas, pera, banano, entre otros.

5. Los dulces serán pequeños postres como barras pequeñas de chocolatinas, masmelo, arequipe, panelitas, bocadillo.

 

Fuente: Revista Mano Amiga

Grupo de Soporte Clínica Amiga

Carmen Elena Espinosa Rativa - Nutricionista - Dietista